Cómo convertir tu declaración de la renta en una declaración de amor (#DeclárateX).

Google xsolidaria-09

Bajo este concepto arranca #DeclárateX, una iniciativa de Germinal enmarcada en la campaña X Solidaria 2014 especialmente concebida para su difusión en redes sociales y destinada a conseguir el compromiso del contribuyente a marcar la casilla de ‘Actividades de Interés General consideradas de Interés Social’.

La iniciativa, otorgada a Germinal Comunicación tras concurso público, responde a los valores proyectados desde la institución anunciante, la Plataforma del Tercer Sector, ya que según palabras de su presidente, Luciano Poyato, “marcar la X Solidaria en la declaración de la renta es un gesto solidario y desinteresado a través del cual el contribuyente tiene la oportunidad de poder mirar cara a cara una persona necesitada y ayudarla de una manera muy concreta”. Un gesto, en definitiva, anónimo, gratuito y fácil de demostrar.

Con esta reflexión surgió la idea de lanzar una serie de piezas audiovisuales en las que cada uno de los famosos declara su amor a través de la webcam de su ordenador a un supuesto amante, demostrándole su más absoluta empatía e identificándose con él y con sus problemas para finalmente desvelar su identidad: una de las casi 6 millones de personas víctimas de la exclusión social en España.

Dani Mateo, Imanol Arias, Ana Duato, Toni Garrido y Joaquín Reyes, éste último a través de su personaje de ficción Enjuto Mojamuto, son los protagonistas de las piezas y los encargados de lanzar el mensaje de campaña y pedir el compromiso del contribuyente por medio de una llamada a la acción en forma de hastag: #DeclárateX.

2048x2048-03

Aunque cada año más de 400 ONG desarrollan más de 1.000 proyectos de ayuda a los colectivos más vulnerables gracias al dinero recaudado por la X Solidaria, la mitad de los contribuyentes sigue sin marcar la X Solidaria en su declaración de la renta cuando en realidad sólo hay buenos motivos para hacerlo: destinar un 0,7% de nuestro IRPF a programas sociales no supone ningún coste económico para el contribuyente, es totalmente compatible con la casilla de la Iglesia Católica y contribuimos a programas de cooperación al desarrollo y en defensa del medio ambiente. Por otro lado, no marcarla supone tomar una actitud pasiva, dejando que sea el Estado quien decida el destino de esa parte de nuestros impuestos.

Humanizar en extremo el mensaje, emplear recursos susceptibles de lograr la viralización y trazar una estrategia de dinamización en redes sociales de más de 3 meses de duración, son algunas de las claves de una campaña que aspira a lograr su principal objetivo: recaudar hasta 500 millones de euros –cifra resultante si todos los contribuyentes marcasen la X Solidaria- para financiar de forma íntegra proyectos concretos de las ONG y duplicar así el número de personas beneficiarias.